blogNut

DIETA MEDITERRÁNEA Y SU FILOSOFÍA DE VIDA

By 15 abril, 2017marzo 8th, 20218 Comments

Tanto en la comunidad científica como en la sabiduría popular, se ha impuesto la dieta mediterránea como una de las más saludables y beneficiosas, hasta el punto de seleccionar 2014  como el año internacional de la dieta mediterránea. Anteriormente, la UNESCO ya había declarado dicha dieta como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

 

Los beneficios que proporciona esta dieta en la salud  y en la prevención de muchas enfermedades están demostrados científicamente. Se trata de una dieta equilibrada, variada y adecuada para evitar la obesidad, prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, cáncer, así como, rica en antioxidantes que evitan el envejecimiento prematuro de nuestras células, aumentando nuestra esperanza de vida.

 

Por todos son conocidas las características que definen dicha dieta. En la base de la pirámide se encuentran las frutas y verduras frescas de temporada, seguido de los cereales. En el centro se sitúa el aceite de oliva como principal fuente de proteínas vegetales, junto con las legumbres, y como proteína animal tenemos el pescado fresco. Además de esta selección de alimentos, es igualmente importante la forma de cocinarlos y de combinarlos entre sí.

 

Pero, al hablar de dieta mediterránea, nos referimos a algo más que una simple selección de alimentos y la elaboración de recetas sencillas, sabrosas y apetecibles. Se trata de una filosofía o estilo de vida, que combina la realización de actividad física regular con un ritmo de vida menos estresante.

 

Decálogo de la Dieta Mediterránea

1- Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición.

2- Consumir alimentos de origen vegetal en abundancia: frutas, verduras, legumbres y frutos secos. Las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir 5 raciones de fruta y verdura a diario.

3- El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria por su composición rica en carbohidratos. Hay que tener en cuenta que sus productos integrales nos aportan más fibra.

4- Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados. En el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.

5- Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos.

6- La carne roja se debe consumir con moderación y, preferiblemente, como parte de guisos y otras recetas. Se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, preferentemente carnes magras, y formando parte de platos a base de verduras y cereales.

7- Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación. Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana. Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad; su consumo tres o cuatro veces por semana es una buena alternativa a la carne y al pescado.

8- La fruta fresca es el postre habitual. Los dulces y pasteles deberían consumirse ocasionalmente. Las frutas aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y son buena alternativa a media mañana y como merienda.

9- El agua es la bebida por excelencia en el Mediterráneo.  El vino debe tomarse con moderación y durante las comidas.

10- Realizar actividad física todos los días.

 

Join the discussion 8 Comments

Leave a Reply to Clarice Cancel Reply

Abrir chat